Para comenzar a explayarme sobre el tema primero quiero que tengas una definición simple de lo que es el marketing emocional.

La compra es el resultado de una emoción, de afectar  la emoción correcta el cliente decide si comprar o no, no se trata sobre comercializar algo fisico más bien intentar conectar con la emoción correcta, el marketing emocional es todo un arte que no tiene desperdicio.

Basándonos en las emociones por entonces se entiende que su público sin importar sexo, edad o raza tienen algo en común, absolutamente todos son personas reales con sentimientos y emociones.

Por lo tanto lograr conectar con el publico estableciendo lazos emocionales es su vehículo al éxito, lograr afectar de forma positiva a esa persona es la causa por la cual existen evangelizadores de marcas.

Las marcas que más amamos son las marcas que más le venden al inconsciente.

El 90% del proceso de compra según el experto en neuromarketing Jurgen Klaric lo decidimos de manera inconsciente. 

Por lo tanto no debemos intentar seducir al consciente con ventas directas, sino que debemos apuntar a su enemigo “el inconsciente” que es donde se encuentran todas las emociones.

Las emociones son claves, ten cuidado e intenta tocar la emoción correcta de lo contrario podrías causar el efecto inverso en el posible consumidor. 

SI entiende el marketing emocional sin dudas tendrá buenos resultados.

 

Mantenerse humano

 

Si no quieres estar en la dulce espera para que tu estrategia de marketing emocional tenga resultados, ten en cuenta los aspectos humanos o lo tendrás difícil.  

Si tú solo te enfocas en optimizar tu estrategia sin tener en cuenta este aspecto, estarás muy por debajo de los resultados necesarios para triunfar, entonces entender el marketing emocional ayudará a crecer tu marca.

 

Pequeños ejemplos de marketing emocional aplicado a otros aspectos fuera de la marca:

 

Piensa esto cuando tú vas a ver una película al cine de comedia, el sentimiento que se espera lograr en ese periodo de tiempo es la risa.

 

 

Si vas a ver una película de terror se espera que más allá de ver un drama también tengas la necesidad de miedo.

Si una mujer sale de ver una película de amor sin derramar de su retina una lágrima salada probablemente no toco su emoción. Dije probablemente no quiero suponer que todas las mujeres lloran al ver este tipo de películas, sin generalizar.

Lo mismo sucede en distintas ocasiones como por ejemplo al ir al teatro, una exposición, una fiesta, donde sea, si tocan tu emoción correcta saldrás victorioso y eso es lo que se espera del marketing emocional.

Golpea a tu público en la tripa gorda, haz que rían y lloren, trasmítele energía y excítalos, que se sientan inspirados, felices, con ganas de comerse al mundo. Cuando vean tu marca has que sientan algo como amor, alegría o felicidad, intenta llegar a los más profundo de su corazón.

Usa el marketing emocional a tu favor para conquistar.

Tienes que llegar a alguna de las arterias de su corazón y tirar de ellas, remover sus recuerdos, cruzar sus egos y modificar su pensamiento. Para que cuando vuelva a ver tu marca algo haya cambiado, que no la vuelva a pasar por alto, para eso solo tienes que afectar su emoción.

Piensa un segundo y saca tu propia conclusión. La mía es simple.

Todo el proceso de compra es emocional.

A veces la lógica entra en juego cuando se quiere explicar porque gastamos  dinero en algo particular que no necesitamos.

Simplemente porque a veces no sabemos lo que queremos, simplemente sin entenderlo, usamos el cerebro inconsciente que nos lleva a tomar decisiones que después no podemos explicar.

No hay dinero de más y usted igualmente gasta en esas zapatillas NIKE o se da sus gustos para satisfacer alguna necesidad no tan necesaria.

 

Ejemplo de marketing emocional y compra inconsciente:

 

En 1892 Abercombrie & Fitch era una marca que vendía artículos de camping y de pesca.

Con el tiempo ellos tuvieron la gran capacidad de descubrir que están buscando las personas, y dejaron de vender esos articulos para pasar a vender ropa.

En sus inicios los productos que construyeron su marca fueron de un estilo particular.

Camisa arrugada, gorra gastada y jean roto.

¿Qué tienen en particular estos productos?

Seguro pensarás muchas cosas pero no entenderás cual es el común real de estos tres productos. Simplemente son productos que papá y mamá odian. 

Acá hay camuflado un concepto de anarquía, en el cual cuando tú tienes entre 13 y 17 años, te interesa solo una cosa de forma primordial. NO PARECERTE A TU PAPÁ, suena trágico pero así puede ser nuestro inconsciente, principalmente no vestirte como él, “tú tienes estilo no como tu papá”.

Encontrar el acto inconsciente que comunicas a tu público es el punto de partida de un buen marketing emocional.

Lo de no parecerte a tu papá es un principio antropológico que se vivió en generaciones anteriores y se va a vivir necesariamente en generaciones venideras.

No me digas que nunca sentiste el placer de usar este tipo de ropa y que tus amados padres digan ¿Cómo podes usar eso?

A esa edad a vos solo te interesa tener tu propia personalidad, y para serlo tienes que ser diferente de tus padres, alejarte del modelo, y la mejor forma de hacerlo es con un acto de rebeldía adquiriendo cosas que a ellos no les gusta.

Para seguir gozando de placer cuando sales por la puerta de tu casa, tu querido padre te dice “esa gorra está rota” ¿Por qué no te compras otra?

O mejor aún, es la comunión de tu prima y tus padres te dicen por favor vístete decente para mañana. Y tú con una sonrisa de oreja a oreja vas al ropero y eliges tu camisa arrugada, y como si eso fuera todo te la arremangas.

Una clara forma inconsciente de decir yo no visto como tú, yo soy original. Y cuando tu padre más te diga que no le gusta esa ropa, más te gusta a vos, es un ciclo que se retroalimenta, hasta que llegas a la madurez mmm… eso creo.

 

Marketing emocional: Cautivando al inconsciente

 

Esta historia sigue, porque la marca logra cautivar a un mercado  que gracias a la anarquía que se da de forma inconsciente en el cerebro, la marca se adapta a esa anarquía para vender.

Cuando más de esos productos se amolden a esa anarquía, la marca más vende.

Es decir, más jeans rotos, más camisas arrugadas, más gorras rotas. Esta marca es un gran ejemplo de marketing emocional para cautivar a un público muy particular

Esta historia es genial y no termina acá.

La marca produce un libro/álbum con exactamente las cosas que papa odia y prohíbe a sus hijos.

“Una chica” o tu hija besando a dos chicos al mismo tiempo. Ella semidesnuda en la playa con amigos. O un grupo de amigos saltando semidesnudos en la cama de papa, cuando él no se encuentra.

 

Todo lo que no le gusta a papa es el concepto de la marca.

Se hizo tan de moda la marca porque la empezaron a usar jóvenes de 25 años, y así siguió subiendo en la escalera hasta que paso algo que hizo que la marca pierda esa esencia que tuvo al principio.

Cuando los padres de estos chicos de 20 años, padres que rondan los 45 años de edad comienzan a querer usar esta ropa, desde ese momento, los chicos dejan de sentirse atraídos por esta marca.

Este es un claro ejemplo de la importancia de conquistar el inconsciente de tu cliente conectando con sus emociones, y que por el contrario si no entendiste el mensaje inconsciente que estás dando con tu marca puedes perder aquello que te hacia mágico.

Entender el inconsciente puede hacer que tu marca sobresalga del resto. Más profundamente si tu marketing emocional está bien difundido puedes hacer algo que realmente tenga sentido.

Para orientarte un poco sobre como funciona la psicología del consumidor te invito a leer el siguiente artículo que te puede ayudar un poco:

Disparadores psicológicos para vender más.

 

Marketing emocional y sus tres cerebros:

 

Dentro del cerebro podemos hallar tres cerebros distintos.

Cerebro racional córtex, cerebro límbico emocional y cerebro reptil primitivo claro ejemplo Zidane en la final del mundial, tocaron su cerebro reptiliano primitivo.

El límbico es subconsciente y el reptil es inconsciente, pero estos dos cerebros el subconsciente e inconsciente es donde se mueven las emociones y los instintos, son los que toman la decisión del 85% del proceso de compra. Es el corazón del marketing emocional.

Dice Jurgen Klaric que esto es aplicado a casi todo en la vida, hasta casarse porque si casarte fuera una decisión racional poca gente lo haría.

Lograr conectar con estos dos cerebros es la diferencia para poder establecer una marca que perdure en el tiempo, es decir, para hacer su estrategia de marketing emocional tiene que entender estos dos cerebros para afectar de forma correspondiente a su audiencia.

Por esto es que se habla tanto de las emociones. Al principio uno no puede entender y solo quiere comprar esa remera Adidas que tanto le gusta.

A veces ni los consumidores saben que estaban pensando cuando compraron algún producto.

Te puede pasar que si tu miras fotos de años anteriores no entiendes como fue que te compraste esa prenda que tanto te gustaba en aquel entonces.

Todavía no puedes entender porque un tipo calmo como parece Zidane se descontrola en la final de la copa del mundo.

Cuando tocas una emoción las consecuencias de la representación física del hecho superan al entendimiento racional del mismo.

Todavía muchas marcas simplemente no se dieron cuenta de la importancia del marketing emocional. Y aplican ventas directas sin darse cuenta que afectan negativamente a sus posibles consumidores.

Para entender la evolución del marketing en el tiempo puedes leer esto:

Evolución del marketing para saber como vender.

Tu como persona tienes que saber controlar tus emociones ante ciertas circunstancias, suele ser muy difícil por eso no todo el mundo puede hacerlo.

Para ser extremista imagínate en una partida de Poker, te falta el AS de diamante para hacer póker. Próxima carta AS de diamante.

¿Qué piensas que pasara si pones cara de felicidad y no intencionalmente?

No lo puede hacer, tienes que controlar tus emociones. Tienes que poner la auténtica “POKERFACE”.

Si en una relación tú demuestras muchas vulnerabilidades, o en una negociación muestras muchas necesidades, lo más probable es que no salga todo según lo planeado.

Esto no es persuasión ni nada parecido, son emociones y cuando mejor te lleves en el manejo de las mismas mejores resultados obtendrás como persona o bien como una marca.

 

Emociones positivas aplicadas al marketing emocional de largo plazo

 

Las emociones son:

  • Las impulsoras de tus decisiones cotidianas
  • Las encargadas de generar esa angustia cuando trabajas de algo que no te gusta.
  • Las que te motivan cuando estas entrenando
  • Las que incitan que tienes ganas de verte con tal
  • Las que te dicen que tu relación es la adecuada o no
  • Las que provocan lagrimas antes distintas circunstancias

No puedes negar que las emociones están a tu lado constantemente. Si tienes tu estrategia de marketing convencional sin tener en cuenta el marketing emocional estas en desventaja.

 

Gran problema por no tener en cuenta el marketing emocional

 

El problema que suelen tener los vendedores es que solo se fijan en el precio del producto, en las formas de pago, en el plan auto ahorro 70/30, en todo menos en lo importante, y después esperan tener resultados positivos.

Muchas de las grandes marcas entendieron estos conceptos, por eso venden caro y los clientes compran.

Cuando realizan marketing digital muchos tienen en cuenta clics, tráfico, páginas vistas, tiempo en la página, conversión etc… etc. No quiero decir que estos aspectos no sean importante porque si lo son.

Pero hay que ir más allá de estos parámetros. Hay que apostar más a las emociones.

Tal vez no te traigan ventas mañana ni pasado, pero tienes que plantear una estrategia a largo plazo. Para generar lazos emocionales y de confianza necesitas una estrategia a largo plazo.

Intenta unificar las experiencias positivas con el cliente, hacerlo sentir que por consumir tu marca hoy será más feliz de alguna manera, porque se siente más joven, porque lo comparte con su familia, porque te hace ser autentico, lo que sea, ya sabes emociones positivas, marketing emocional de tu lado.

 

Emociones Visuales:

 

Dentro de este mundo hiper conectado con sobre exceso de información crear contenido visual que sobresalga es clave para el desarrollo de tu marca y hacer un buen uso del marketing emocional.

SI tú te paras a pensar por un segundo todo es contenido. El diseño de un producto, el video que te enseña cómo hacer tal o cual cosa, la infografía que te cuenta la evolución de internet, el anuncio innovador de ventas, lo que sea, es un contenido para un público en particular.

Conoce a tu público y genera contenido visual que enamore.

Una forma de crear este contenido es apelar a la imaginación. Ayuda a tu cliente a imaginar la experiencia que tendrá al consumir productos de tu empresa.

Por ejemplo la felicidad que sentís al destapar esa botella de Coca-Cola.

Otra opción para explayar su imaginación es invitarlo a soñar. Cumple sus sueños con tu producto.

Vuela lo más alto que puedas para conectar con tu cliente. No hay una sola técnica, entiende las necesidades del cliente y ayúdelo a solucionar sus problemas emocionales.

Tu próxima estrategia ¿Pensarás en el precio o en las emociones? ¿A qué cerebro apuntarás? ¿Venta directa o emociones a largo plazo? ¿Entendiste los ejemplos de marketing emocional?

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This