El espíritu emprendedor puede ser la clave para vivir la vida de tus sueños. No tener a nadie que te diga lo que tienes que hacer suena muy atractivo, pero esto puede confundir un poco la cuestión.

Que no tengas jefe no quiere decir que no tengas que trabajar. Piensa que si tú no trabajas no produces, por entonces los resultados no serán positivos.

Puedes sabotear tu propio éxito sin darte cuenta.

Como puedes saber de las estadísticas, en los negocios solo pocos logran el éxito.

Para lograr tus objetivos siendo  emprendedor debes trabajar mucho más duro y ser más exigente que algún jefe anterior.

Las gran diferencia de las personas que alcanzan el éxito de las que no radica en los hábitos.

Los hábitos se forman a partir de la repetición y frecuencia. Eso es simple, el problema es que los malos hábitos también se forman igual.

Y las personas repiten a diario los malos hábitos que bloquean el posible éxito del ejecutor.

¿Sabías que para lograr un hábito debes forzarlo durante aproximadamente 21 días?

Por ejemplo si quieres empezar el gimnasio y asistes durante esa cantidad aproximadas de días puede transformarse en un hábito, pero también funciona a la inversa. Si ya estas anotado en el gimnasio pero dejas de asistir durante 21 días el hábito deja de existir y cada vez cuesta mucho más volver.

Por todo esto quiero mostrarte cuales son estos hábitos que debes evitar para cumplir los objetivos en tu carrera como emprendedor.

Sin dudas ser emprendedor es muy gratificante pero también no alcanzar tus metas y caer en malos hábitos es muy fácil.

 

13 malos habitos de un emprendedor:

 

1.    Decir Si a todo

 

Es muy común caer en este hábito, más si eres emprendedor.

Tienes un millón de ideas en tu cabeza que no sabes por dónde empezar. Luego viene un amigo que te cuenta si lo puedes ayudar en algo, o que tiene un nuevo proyecto y tú no puedes decir que no, simplemente no te sale.

Bueno la cuestión es que hay algo que no puedes expandir o agrandar en tu vida, y eso es el tiempo que tienes para llevar a cabo tus tareas más importantes.

Si sigues diciendo a todos que si simplemente sabotearas el éxito en tu negocio como emprendedor, sólo por el hecho de que no puedes hacer todo.

Debes entender este punto, y juro que entiendo que es muy difícil. Cuando uno es emprendedor todos los negocios parecen seductores y puede que sea cierto, hay muchos negocios para hacer pero si no logras poner en tu boca el NO difícilmente logres los objetivos de los proyectos que dijiste .

 

2.    Ser multitarea

 

Este punto viene muy de la mano al anterior, pero no es lo mismo.

Suponiendo que entendiste el poder del punto uno y estás centrado solo en un proyecto, tienes que entender que no puedes hacer absolutamente todas las tareas de ese proyecto.

“El que mucho abarca poco aprieta”

No somos una impresora multifunción, somos simples humanos.

¿Escuchaste hablar alguna vez de la ley de Pareto?

Es un concepto muy simple que dice por ejemplo que el 20% de los propietarios poseen el 80% de las tierras, esta fórmula no es exacta pero puede llevarse a cada caso en particular.

En los negocios por ejemplo el 80% de las ganancias proviene del 20% de los productos, es decir, hay que centrarse en el 20% de los productos que aportan 80% del beneficio total del negocio.

Así también no todos los clientes son igual de rentables, si el 20% de sus clientes ofrecen el 80% de las ganancias enfocarse en este tipo de clientes.

Bueno usted puede usar esta ley de Pareto para determinar las tareas más importes en su negocio y tercerizar aquellas tareas menos importantes.

Si en su negocio a usted le gusta y es eficiente en la captación de nuevos clientes, enfóquese en esta tarea y delegue las que le llevan mucho tiempo o en las cuales no tiene la experiencia necesaria y pueda encontrar personas capacitadas para llevarlas a cabo.

Centrarse en pocas cosas a la vez traerá los mayores beneficios para su negocio.

Usted puede intentar hacer todo a la vez durante un periodo corto de tiempo pero no será sostenible a largo plazo.

Éste es uno de los malos hábitos de un emprendedor que es muy difícil evitar, uno tiene la idea de que no encontrara personal lo suficientemente capacitado para llevar la tarea, esto es un error, si lo intentas puedes sorprenderte del personal capacitado que existe.

 

3.    Ser más reactivo que proactivo y postergar tareas

 

¿Usted espera que surja el problema para tomar acción o previene el problema para evitar futuras frustraciones?

Sabes que tienes pequeñas tareas que debes realizar, y si no lo haces luego explotarán.

Hay que centrarse en lo que importa, y entiendo que hay cosas que uno debe realizar y no quiere, esto hace que posterguemos la tarea hasta el momento de tener muy poco tiempo para cumplirla.

En la carrera de emprendedor debemos enfrentar muchas cuestiones, a veces muchas de ellas simplemente no nos gustan y tampoco podemos delegar, hay que hacerlo y punto.

Debes darte la cabeza contra la pared, esto es muy común en un emprendedor. Tienes que desarrollar ciertas habilidades que van surgiendo sobre la marcha.

Cuando tengas unas tarea importantes ponte de frente a ella y junta tu energía para llevarla a cabo y eliminarla de tu lista.

Esto permite reducir el estrés y eliminar esa voz en tu cabeza que dice que tienes cosas sin finalizar.

La mejor forma de ser proactivo con tus quehaceres es enfrentándote a ellos y hacerlo en el momento en que se debe.

Aunque una vez terminada traiga satisfacción, el hecho de enfrentarse a ellas es difícil y es por eso que se recae fácilmente en este mal hábito.

 

4.    Falta de disciplina

 

Si leíste solo algunos libros de éxito o negocio, ya sabes que la disciplina es un hábito indispensable en todos los aspectos de tu vida y más en tu carrera como emprendedor.

Es muy fácil sumergirse en la falta de este hábito.

“Como yo soy mi jefe mañana puedo levantarme más tarde o simplemente puedo no hacer eso que debo”.

Si bien es cierto que uno puede manejar sus horarios o sus tareas también lo es el hecho de no cumplir con las mismas.

En los trabajos tradicionales uno trabaja alrededor de nueve horas al día y como estas obligado a cumplir con ese parámetro lo haces de forma automática todos los días, pero cuando eres emprendedor saboteas tu éxito faltando a la disciplina.

Como no tienes nadie que te meta presión, no existe ese jefe que te está controlando puedes simplemente desvariar en no cumplir tus objetivos. Total nadie te dice nada.

Los seres humanos somos tan complicados que algunos trabajan nueve horas al día sin problemas y cuando tienen que hacerlo para crecer en su propio emprendimiento no lo hacen.

Es como cuando muchos quieren hacer actividad física y necesitan un instructor, profesor o personal trainner que este atrás incentivando y metiendo presión para cumplir con los objetivos en cuestión, porque de lo contrario ni siquiera asistirías al gimnasio.

Es difícil de entender pero es así, por lo tanto, evitar este mal hábito de un emprendedor es determinante.

 

5.    Llegar tarde

 

Si tienes reuniones, entrevistas o lo que sea que debas hacer es necesario que cumplas con tu horario.

Ya sabemos cómo son las personas, suelen dejar todo para lo último y luego quieren hacer todo sin tener en cuenta que pueden surgir más de un imprevisto que perjudicara tu asistencia a tiempo a donde sea que tengas q ir.

¿Sabes que llegar tarde a un lugar causa estrés?

Piénsalo de este modo, como sabes que tienes el auto en la puerta, esperas a salir un poco más tarde, porque sabes que igual llegarás a tiempo.

Pero puede pasarte algún imprevisto, estás manejando no paras de mirar el reloj y decirte a ti mismo “yo sabía que tenía que salir antes” ahora estas impaciente criticando al tránsito o al pobre anciano que maneja despacio por su carretera, ellos no tienen la culpa, para que ser tan explícito, ya sabemos quién es el verdadero protagonista de esta película que aunque no lo creas pasa varias veces.

Es como que ya la viste y luego de un tiempo vuelves a verla.

Llegas tarde, sabes que la próxima vez no debe ser así y vuelves a cometer el mismo error.

A veces de los errores se aprende y a veces no, necesitamos cometerlo varias veces o llegar a una situación límite en la que te dicen “no llegues más tarde” lo cual causa más bronca.

Llegar a tiempo no es complicado (hay excepciones a la regla obviamente) solo tienes que planificar un poco más para no volver a hacerlo.

Si quieres tener los habitos de un emprendedor que cumple sus objetivos por favor ajusta tu reloj.

 

6.    No distinguir entre vida personal y laboral

 

Creo que sabes a lo que me refiero. Las ganas de cumplir con tus objetivos de negocio hacen que te obsesiones con el mismo.

Puedes ser que sea tu pasión y no sientas que trabajes en absoluto pero esa no es excusa suficiente para dejar tu vida de lado.

Tienes una familia que requiere de tu afecto, y si no la tienes seguro tienes algunas relaciones que debes alimentar.

Cuando eres emprendedor y trabajas en casa es muy fácil mezclar constantemente los temas sin dejar nunca de lado el trabajo. SI no trabajas en casa también puede pasar lo mismo y hablar constantemente en la cena sobre los problemas de trabajo.

Ya sé que es difícil evitar este mal hábito pero tienes que entender que si no lo haces puedes dañar tus relaciones personales.

El estudio más grande de la felicidad que se hizo recientemente revela que las personas que se aíslan y no tienen relaciones son más infelices.

Las relaciones personales son unos de los aspectos más importantes dentro de la felicidad de una persona y dejarlas de lado puede dañar mucho su vida personal como también su vida laboral.

Somos seres sociales que necesitamos de los demás. Y para tener los hábitos de un emprendedor exitoso necesitamos relacionarnos con el otro en varias ocasiones. Hay que saber separar la vida laboral de la personal para no perder esas relaciones valiosas.

 

7.    No disfrutar el proceso y pensar en el dinero

 

Es verdad que hay que tener un objetivo en mente y pensar en grande. Pero es un error tener solo el objetivo en mente y no disfrutar del proceso.

Si tú dices cuando mis ingresos sean xxx yo voy a… lo que haces es postergar tu felicidad al momento de cumplir con tu objetivo ¿Y qué pasa en el proceso hasta cumplir con ese objetivo?

No se puede postergar esos momentos hasta llegar a tal o cual cosa. Es necesario tener firme el objetivo en mente pero disfrutar hasta llegar a cumplir el mismo.

Debes tomar ese momento como un aprendizaje. Simplemente porque no sabes que pasará.

Lo más probable es que el objetivo vaya mutando.

Por ejemplo te pones como objetivo comprar un auto y luego te das cuenta que no lo quieres y prefieres juntar dinero para poder viajar.

Al momento de desarrollar objetivos y mientras estés en el proceso de cumplirlos puedes darte cuenta que hay mejores posibilidades por lo que debes estar inmerso en el presente, ser lo suficientemente consciente para atender que es lo que pasa y si está bien cambiar de rumbo.

Si estás pensando solo en el dinero que ganaras sin estar presente, ni disfrutar del proceso, puedes llevarte grandes frustraciones durante el camino.

 

8.    No ser paciente y estar enfocado en el corto plazo

 

“Paciencia virtud de los dioses”

Cuando empezamos nuestra carrera como emprendedor queremos resultados inmediatos que difícilmente llegan rápido.

¿Qué es lo que pasa cuando no se tienen resultados?

Se abandonan los proyectos y se vuelve al trabajo tradicional, generalizando.

Los negocios suelen ser rentables luego de los cinco años de existencia, volviendo a generalizar.

No quiero decir que debes esperar cinco años para tener éxito en tu negocio, no.

Lo que intento decir es que debes mantener la calma con una fuerte visión y trabajar sobre la marcha.

Para orientarte ¿Conoces el plan 40x40x40?

Este plan viene de la mano del sistema tradicional de trabajo en el cual trabajas 40 horas a la semana (si tienes suerte y no trabajas mas) durante 40 años de tu vida para que en la jubilación se te pague el 40% de tu sueldo.

¿Suena seductor? Seguramente no, y la mayoría de las personas se encuentran en el mismo.

Mira si la gente tiene paciencia que espera 40 años de su vida. Cambia ese plan por 5 años de trabajo como emprendedor e intentar alcanzar tus objetivos.

Ya se cinco años puede sonar mucho ¿Y 40?

Si la respuesta es no, entonces deja tu vida como emprendedor y vuelve al trabajo tradicional.

Toma tu negocio y proyéctalo a cinco años. ¿Qué quiero decir con esto?

Dando como ejemplo para que se entienda, si en tu negocio un cliente te permite obtener un $xxx de ganancias. Proyecta la obtención de 2 clientes (siendo buenos, pueden ser muchos más pero es a modo de ejemplo) mensuales durante cinco años.

12 meses * 2 clientes al mes * 5 años = 120 clientes mensuales luego de cinco años

Con 120 clientes muchos negocios son más que viables.

Sé que no todos los negocios funcionan así de simple, pero quiero que entiendas el poder de ser paciente en tu negocio hasta lograr los resultados que deseas.

Todos queremos resultados para ayer, resultados cortoplacistas que pueden ser la perdición (el sueldo de los empleados es cortoplacistas).

Llevar el poder de la proyección al largo plazo.

No ser paciente es uno de los malos hábitos de un emprendedor que hace que tires la toalla y perjudica directamente a tu negocio.

 

9.    No tener tiempo libre o no tomarse vacaciones

 

Todos necesitamos tiempo libre para pensar y hacer actividades que realmente nos gustan.

Por ejemplo me gusta ver series o cada tanto jugar videojuegos. Trato de no hacerlo pero cada tanto me doy una buena dosis para liberar la cabeza.

No pienses que un videojuego es pura y exclusivamente improductivo, tal vez lo sea para tu negocio si pasas muchas horas y no haces lo que debes.

Pero de todas las tareas para reducir el estrés jugar vídeo juegos es la mejor opción. Te liberas por un tiempo de aquellas cosas y te metes mucha adrenalina.

Hacer cosas que te gustan es ideal para luego retomar el trabajo con más fuerza.

Asi también lo es tomarse unas vacaciones, muchas personas trabajan años sin tener unos días para descansar y salir de su rutina que puede ser muy estresante.

El irse a algun lugar lejos de la rutina ayuda a pensar un poco más y liberar la mente por un tiempo.

Tomarse vacaciones y relajarse con ciertas actividades son hábitos de un emprendedor necesarios despejar su mente.

 

10.    Trabajar sin orientación, sin un plan

 

Trabajar sin un objetivo o sin un plan no te permite saber que es lo que tienes que hacer.

“Si no sabes a dónde vas cualquier camino estará bien”

Si no sabes cual es tu objetivo cualquier dirección o cosa que hagas estará bien o mal, simplemente no lo sabes.

No entender que es lo que hay que hacer no te permite identificar el ¿Cómo?

¿Se entiende?

Como lograras llegar a donde quieres si no sabes lo que quieres.

Ahora tu puedes decir bueno esta bien quiero lograr 20 clientes durante el primer año.

Perfecto ¿Cuál es el plan para alcanzar el objetivo? ¿Cómo lo harás?

Necesitas tener ese plan que te indica los pasos a seguir, si quieres 20 clientes debes hace 100 presentaciones de negocio, entonces sabes como hacerlo.

Esto no asegura tu éxito pero te permite estar más cerca de tu objetivo.

Es como estar perdido en un bosque, sabes que tienes que llegar al rio pero no sabes cómo hacerlo.

La planificación es uno de los hábitos que un emprendedor debe ejecutar para el funcionamiento de su negocio.

 

11.    Gastar dinero de más

 

Para que un negocio funcione debe ser escalable. Y para lograr esto es necesario muchas veces re invertir las ganancias.

Es muy común en los emprendedores tener mala administración de sus finanzas.

Si gastas más de lo que ganas simplemente tienes un déficit que no llevara tu negocio a ninguna parte. Tienes que saber que si todavía no llegaste a obtener los resultados económicos necesarios debes reducir tus gastos.

A veces tienes dinero que no es tuyo, es de tu negocio y aunque parece que lo puedes gastar no debes. Hay una diferencia entre poder y deber, que puedas no quiere decir que debas hacerlo.

Es un hábito simple que la misma necesidad te puede orientar. Me refiero a la necesidad de tener que pagar cosas si no generas más de lo que gastas.

El problema de gastar el dinero que no puedes es que luego quedas atascado en tu negocio sin poder avanzar por falta de presupuesto.

Hay muchos libros que te pueden ayudar sobre tus finanzas personales, uno que recomiendo es “El hombre más rico de babilonia”.

Debes ahorrar siempre una parte de tus ganancias.

Si hablamos de hábitos indispensables de un emprendedor en su negocio, sin dudas cuidar tus finanzas es uno de ellos.

 

12.    Falta de ejercicio

 

 

Te preguntas ¿Qué tiene que ver el ejercicio con ser emprendedor?

Puede que este mal desarrollada la pregunta, el ejercicio es ideal no solo para el emprendedor sino para tu vida, ya sabemos que lo médicos recomiendan al menos alguna actividad a diario pero no todos la llevan a cabo.

Es muy fácil dejarte llevar por tu trabajo como emprendedor y querer cumplir tus objetivos dejando de lado muchas cosas importantes como el ejercicio.

El ejercicio ayuda a tu salud física lo cual es muy importante ya que tu cuerpo es el medio que te lleva a realizar todas las actividades diarias, pero también porque hace bien a tu salud mental, si no mantienes este equilibrio al momento de llevar a cabo tus tareas puede que no estés lo suficientemente concentrado.

El físico trasmite confianza y si no la tienes siempre habrá en tu cabeza una voz que te dice que debes hacer ejercicio, ya lo sabes, solo tienes que comenzar a llevar este habito a la práctica.

Como dije al principio, un hábito es una tarea repetitiva que debes hacer durante un periodo de tiempo para que luego te sea más fácil, entonces forzarte a comenzar poco a poco con simples ejercicios y con el tiempo aumentar los tiempos y las intensidades.

 

13.    Mala alimentación y pocas horas de sueño

 

El alimentarse mal es el complemento del punto anterior para el caos.

Cuando hablamos de hábitos que perjudican un negocio no podemos dejar de lados estas no repeticiones frecuentes como la falta de ejercicio más una mala alimentación.

Más allá de hacernos bien a nivel físico esto repercute directamente en una cuestión de confianza y autoestima. Es sumamente necesario tener estos aspectos alineados.

Si comes mal, tendrás poca energía, si no tienes energía cuesta mucho más concentrarse en hacer el trabajo necesario.

Si no quemas muchas de las calorías que comes se transforman en grasas que se acumulan hasta llegar a un aspecto que puede no agradarte y esto afecta directamente a las actividades diarias de tu trabajo.

¿Sabías que la mayor causa de enfermedades son causadas por una mala alimentación?

Piensa en las enfermedades comunes y te darás cuenta que no cuidarte en las comidas sumado a la falta de ejercicio es la combinación perfecta para enfermarte.

Es importante mantener una dieta equilibrada para estar sano y concentrado en hacer lo necesario en tu carrera como emprendedor.

No puedes darte el lujo de enfermarte mucho tiempo y desatender tu negocio.

Puede que tu negocio ya este armado y bien delegado y no tengas que estar pendiente de él, si es así felicitaciones. De lo contrario debes cuidarte más de lo normal.

Hay otro factor importante que son las horas de sueño.

Debes dormir por lo menos de seis a ocho horas diarias.

A veces no es posible o por el contrario puedes excederte del mínimo por falta del hábito de la disciplina.

Pero no dormir las horas necesarias no te permite alcanzar buenos niveles de concentración.

Te produce estrés y malhumor lo que desemboca en menos productividad en tu trabajo. Y en algunos casos malas relaciones interpersonales.

Estos malos hábitos de un emprendedor perjudican tanto a su negocio como a su vida personal, el tema es que necesitamos tener estos aspectos bajo control para podes estar equilibrados y cumplir con los distintos objetivos.

 

Conclusiones

 

En esta lista de los 13 malos hábitos de un emprendedor quiero que entiendas que es necesario ponerse serio y tener la constancia necesaria para ir mejorando poco a poco.

Esto no funciona de golpe todos los hábitos a la vez. Puede funcionarte pero la idea es cambiar, asegurarse de dar esos pequeños pasos para que poco a poco vayas estructurando tu forma de trabajar y poder cumplir tus objetivos.

Como la mayoría de las cosas al principio cuesta mucho, te saboteas a ti mismo pensando que porque dejas de hacer algo algunos días pronto lo cambiarás y el tiempo sigue corriendo.

Es el momento de repensarlo y ponerlos en práctica para mejorar, lo importante es que vayas despacio pero avanzando. Como dije hacerlos todo junto no suele funcionar.

Espero que hayas podido entender el podes de estos 13 malos hábitos de un emprendedor para aplicarlos a tus quehaceres diarios y alcanzar sus metas.

¿Conoces otros malos hábitos de emprendedores? ¿Saboteas algunos de estos hábitos en tu vida?

Pin It on Pinterest

Share This